3 de abril de 2011

Temores incontrolables

La vida es muy dura, pero no te tienes que rendir nunca, porque después de lo malo siempre viene algo bueno, puede tardar años, pero merece la pena esperar para recibir una recompensa. No tienes un rumbo fijo, ni sabes dónde vas a estar cada segundo de tu vida, pero siempre vas a estar pensando en los momentos buenos que te están esperando y en que todo salga perfectamente bien, muchas veces no sucede todo como uno se lo espera pero no puedes pararte a mirar atrás y ni pensar que has hecho mal durante todo este tiempo que llevas sufriendo, no, tienes que poner la mirada hacia el horizonte, recordando los buenos momentos vividos e intentar olvidarte de lo mal que lo llevas pasando tanto tiempo pensar en lo que te queda por vivir y tener unas esperanzas  e ilusiones porque lo que te queda puede ser mejor de lo que te ha pasado y que ahora es el momento de disfrutar, de pensar en positivo, de soñar a lo grande, de pasártelo fenomenal en cada momento...
Pero no todo es de color de rosa, siempre va ha haber momentos de recaída, de desesperación, de agobio y de mucha ansiedad, porque nunca se pueden olvidar los años atrás de tu vida, tu vida y tus recuerdos están ahí, en tu sombra, no te puedes dejar llevar por ellos en cada momento, pero cada vez que lo recuerdas todo se te cae el alma al suelo, no sabes que hacer, pasas el día escondido en una esquina llorando, no sabes parar de sufrir, tu cara se inunda de pequeñas bolas cristalinas, cada una, un recuerdo vivido, los sueltas todos, hasta que se acaban, te quedas sin aire, no sabes que hacer, pero lo único que piensas es en el abrazo, en la acogida, te sientes impotente, necesitas a alguien, ese alguien no te puede ver pero piensa en ti, y parece que llega un momento en que  sientes un soplo de aire fresco que te ayuda a recomponerte y vuelves a la realidad, a tu vida diaria.
Merece la pena sonreír por esas personas que te quieren y sufren viéndote mal, sin embargo, viene muy bien deslizar una bola de cristal por tu mejilla para que no se te acumulen en los momentos difíciles, déjate llevar como si fueses un muñeco, no  pienses, solo actúa y sigue el camino que te dicte el corazón.

3 comentarios:

  1. Bien vayamos por partes.
    Si te soy sincero nose que comentarte a todo esto (esto no quiere decir nada malo, sino todo lo contrario =)).
    ¿Lo has escrito tu sola? impresionante.
    Eres una caja de sorpresas.
    Mira esto:
    http://www.youtube.com/watch?v=n-lu6Sz5fJU

    Un beso muñequita.(L)

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!
    pues lo escribo yo sola, en los momentos que estoy pensando en cosas bonitas y no pasa nada por qeu no sepas que comentar, te entiendo, no sabia ni como decirtelo pero te lo tenia que contar porque eres tu el que me inspiras en muchos momentos y por que eres una de las mejores cosas que me pasan en mi vida.
    Un beso (LL)

    ResponderEliminar